Ruta Sensorial para Ciegos Colegio Baltazar, Metodología Montessori, Talca

Consiste en una ruta sensorial para ciegos ubicada en el acceso a párvulos del Colegio Baltazar, ubicado en Talca, guiado por un muro orgánico y curvo que aparece y se esconde para dar cabida a un recorrido permeable y lúdico. El muro está hecho a base de botellas recicladas y recolectadas del punto limpio ubicado en el colegio, cuyas botellas tienen perforaciones que les permite hacer que el agua lo recorra en toda su longitud y así guiar la experiencia a través del sonido. El recorrido principal es de baldosas y paneles fotovoltaicos alternados, para generar un ritmo en las texturas del pavimento. Cuenta con Mosaicos en giros y accesos a salas de clase, umbrales aromáticos, cercos vivos con cajones de fruta reciclados y plantas coloridas que podrían estimular ciertas áreas de desarrollo cognitivo según la sala de clases. Algunas de las materialidades utilizadas son el canelo por ser una madera sonora, aromática y autóctona, además de baldosas amarillas que representan al color más visible por quienes tienen una disminución de su capacidad visual. La ruta se inicia con una fuente de agua hecha a base de neumáticos para guiar desde lejos el acceso de la ruta y remata en juegos infantiles de accesibilidad universal que producen energía eléctrica a través de energía cinética (energía del movimiento en este caso humano) para hacer sostenible el movimiento del agua en el muro.

ProyectoRuta Sensorial para Párvulos Ciegos en Colegio Montessori Talca / Rayén Alarcón + Francisca Troncoso
EntrevistaPremio Accesibilidad Universal
Libro DigitalConcurso DAC Accesibilidad Universal